Cuanto más nos elevamos, más pequeños parecemos a quienes no saben volar (Nietzsche).